Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > Sus ojos se abrieron en rendijas...

  • Sus ojos se abrieron en rendijas delgadas. -Mmm, ¿cuál es tu problema? -Miré significativamente a la puerta. Frunció el ceño, volvió la cabeza y se quedó helado-. Oh, guau, que incómodo. -Aclaró su garganta mientras quitaba su brazo de mi cintura-. Buenos días, Sra. Swartz.
    Jennifer L. Armentrout, Onyx

SUGERENCIAS