Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > «Respiración profunda, muy profunda...

  • «Respiración profunda, muy profunda y sosegada, ligero espasmo, leve oscilación del cuello sobre la almohada, suavidad, «qué a gusto», despreocupación, roce de la cara con el colchón, piernas en movimiento, dedos de los pies que se cruzan, placidez, brazos que cambian de posición, tos y nueva respiración, quietud, armonía, picor en la espalda, conciencia de estar despierto, tranquilidad, conciencia de haber dormido, indiferencia, manos que frotan la cara y revuelven el pelo, ligeros pensamientos enlazados al último sueño que transmiten una sensación de sosiego, paz y calma, enorme suspiro, giro en la cama de todo el cuerpo, cojín entre los brazos muy apretado en el pecho, reposo, conciencia de ser yo, conciencia de estar en mi cama, lejanía de los sueños nocturnos, activación del pensamiento consciente, bostezo... P., P., P., P., ojos abiertos, escalofrío, P., luz, angustia, habitación, convulsión, escritorio iluminado por pequeños rayos de una persiana vieja, P., Pablo, P., ansiedad, respiración entrecortada, sacudida, conciencia de la realidad y olvido total del agradable sueño que se difumina, se disuelve de forma efervescente y desaparece, antes era mi realidad, y ahora no es nada, inquietud, malestar, crispación. «Ahora soy yo, aunque antes, relajado y en paz, calmado, dentro de la protección que me daba mi estado onírico, también lo era, era yo protegido de las circunstancias que me rodean, aislado en mi mundo interior, aislado en un dulce inconsciente que me genera bienestar». Garganta obstruida, atascada, saliva que difícilmente circula por ella, aunque el gesto de tragar aparece sin que exista necesidad de tragar nada. Antes en paz y ahora de nuevo convulso y trémulo, dos antagonías en un mismo lugar, una misma persona y una diferencia temporal de segundos, milésimas de segundos que me llevan de un extremo a otro. Dos realidades muy reales, dos mundos muy conectados, una única realidad, la realidad que experimento en cada momento. »
    Macoco G.M, La sombra de la existencia

SUGERENCIAS