Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > “No tardó ni dos segundos en aparecer...

  • “No tardó ni dos segundos en aparecer con su túnica de hilos dorados.
    —Estoy dentro del infinito, Violeta. Un tiempo sin límites que ocupa más siglos de los que sois capaces de contar los humanos.
    —¿Y tú cuándo acabarás? —preguntó Violeta, mientras pensaba en los seres queridos a los que había visto morir.
    —Yo soy eterna. Pertenezco al tiempo de la imaginación. Siempre habrá una pequeña a lo largo de los siglos que me permitirá revivir. Viví con tu bisabuela Natalia. He estado contigo, y después... alguna descendiente tuya me encontrará.”
    Cari Ariño, El latido del tiempo

SUGERENCIAS