Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > Lucas le asió de la nuca y la acercó...

  • Lucas le asió de la nuca y la acercó a él. Sabía medir bien su fuerza, pero aquel gesto de dominación no le pasó desapercibido a Sascha.
    -Basta -puede que fuera el alfa, pero ella era un cardinal.
    Él no se tomó la molestia de responderle, sino que se puso a hablar con los centinelas.
    -¿Por qué coño habéis dejado que desobedezca mis órdenes?
    Sascha le propinó una patada en la espinilla a Lucas, pero él ni se inmutó.
    -Pagaréis por ello -les advirtió con voz sedosa.
    Y aquello fue lo que le hizo explotar. Tal vez hubiera sido un fracaso como cardinal, pero contaba con alguna que otra especialidad que la mayoría de la gente desconocía. Abrió la mente y empujó con tal fuerza a Lucas Hunter, que antes siquiera de que pudiera pestañear se encontró a unos sesenta centímetros de distancia de ella.
    Todos los presentes se quedaron petrificados.
    Sascha se dio cuenta de que acababa de atacar al alfa de los DarkRiver. ¡Qué lástima! Lucas había estado comportándose como un auténtico neandertal.
    Enfrentándose a su mirada, que se había vuelto más felina que humana, plantó las manos en las caderas e intentó fingir que el esfuerzo psíquico no la había dejado agotada.
    -¿Todavía quieres jugar? -era una provocación que jamás se le habría ocurrido hacer antes de empezar a pasar tanto tiempo con los cambiantes.
    -Ah, sí, gatita, quiero jugar -Lucas se acercó a la velocidad del rayo con una mezcla de regocijo y desafío.
    Sascha estaba preparada. Utilizó la fuerza que le quedaba para saltar de espaldas sobre la mesa casi como si fuera un gato. Su mente psi había visto el modo en que se movían los leopardos y ahora imitaba aquellos movimientos de extrema belleza y gracilidad. Lucas abrió los ojos sorprendido cuando la vio subida en medio de la mesa.
    -Has estado guardando secretos.-Pobrecito -se mofó.
    Lucas esbozó una sonrisa.
    -Ven aquí
    -¿Vas a comportarte?
    -No.
    Nalini Singh, La noche del cazador

SUGERENCIAS