Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > Los caprichos de una imaginación...

  • Los caprichos de una imaginación alucinada son tales, que si se le ocurre a esta sentir un acceso de alegría, encarga a un ser de su creación que sea el portador; o si en la noche se forja algún miedo, ¡con cuánta facilidad toma un zarzal por un oso!
    William Shakespeare, El sueño de una noche de verano

SUGERENCIAS