Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > En el vehículo de Miki no faltaban...

  • En el vehículo de Miki no faltaban varios balones de fútbol que ofrecía a los niños cuando se detenía en cualquier pueblo o ciudad africana. Gritan, saltan dan volteretas y juegan hasta el último rayo de sol. Es la mayor felicidad expresada por niños que he visto nunca. También regalaba ropa infantil y pinturas, pero el momento mágico sucedía cada vez que utilizaba el aparatito para hacer pompas de jabón. Nunca las habían visto y consideraban a Mike el mago que se inventaba bolas que desaparecen al tocarlas.
    Miguel Ángel Cuevas, He visto ganar un mundial: Los héroes aficionados de Sudáfrica

SUGERENCIAS