Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > El siglo XIX fue una gran época...

  • El siglo XIX fue una gran época para los hechos. “Lo que yo quiero –dice Mr. Gradgrind en Tiempos difíciles- son Hechos... Lo único que se necesita en la vida son Hechos”. En conjunto, los historiadores decimonónicos estaban de acuerdo con él. Ranke en el cuarto decenio del siglo apuntaba que la tarea del historiador era “sólo mostrar lo que realmente aconteció”. Tres generaciones de historiadores alemanes, británicos e incluso franceses, se lanzaron al combate enarbolando la máxima “sólo mostrar lo que realmente aconteció” encaminada a ahorrarles la cansada obligación de pensar por su cuenta. La historia consistiría así en un cuerpo verificado de hechos.
    La verdadera historia consiste esencialmente en ver el pasado por los ojos del presente y a la luz de los problemas de ahora, y que la tarea primordial del historiador no es recoger datos sino valorar: porque si no valora, ¿cómo puede saber lo que merece ser recogido?. Esta aseveración refleja los dos significados en curso de la palabra “historia”: la investigación llevada a cabo por el historiador y la serie de acontecimientos del pasado que investiga.
    El historiador es un ser humano individual. Lo mismo que los demás individuos, es también un fenómeno social, producto a la vez que portavoz consciente o inconsciente de la sociedad a la que pertenece; en tal concepto, se enfrenta a los hechos del pasado histórico.
    Edward Hallett Carr, ¿Qué es la historia?

SUGERENCIAS