Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > El hombre perfecto no existía....

  • El hombre perfecto no existía. El que protegía con su vida a la mujer no existía. El hecho de que eran los primeros años amables, cariñosos, atentos, buenos, amorosos, pasionales y todo lo demás, no les quitaba que con la rutina todos esos gestos y expresiones desaparecían con el tiempo, que el viento se los llevaba lejos y que no los trajera de regreso.
    Lola Pereñíguez, Atada a tu alma

SUGERENCIAS