Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > Dejé que la herida se infectase...

  • Dejé que la herida se infectase y creciese, agradando el silencio entre nosotras. Aprendí entonces una lección fundamental: que una relación entre dos personas se juzga a partir de la lista de coas que ambas callan.
    Anna Carey, Eve

SUGERENCIAS