Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > Cuando la veía, no podía pensar...

  • Cuando la veía, no podía pensar en nada. Salvo en tocarla. Salvo en hacer cuanto pudiera o fuera necesario para verla feliz.
    Rainbow Rowell, Eleanor & Park

SUGERENCIAS