Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

> > > (...) Matt se levantó y lo abracé....

  • (...) Matt se levantó y lo abracé. Fuerte, muy fuerte... hasta que se apartó de mí y resoplando me dijo que ya era mayor para que le diera un abrazo.

    -Cariño, algún día entenderás que nunca eres lo suficientemente mayor para que mamá te de un abrazo... –dije recordando a mi madre con la esperanza de volverla a ver. (...)
    Lorena Franco, La vida que no elegí

SUGERENCIAS