Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y realizar tareas de analítica. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies

Anna Donner Rybak

PERFIL DE AUTOR
21 septiembre 1966 en Montevideo, Uruguay
BIOGRAFÍA DEL AUTOR

Soy escritora, artista plástica, analista de sistemas y docente en computación. En 2012 publiqué mi primer novela en papel, "La Judía de Montevideo". ¿Una obra escrita es objetiva o subjetiva? Este es el gran dilema al que me vi enfrentada a la hora comenzar. Y, entiendo, que, por más que uno haga una ficción, siempre la hace desde uno, por lo tanto la escribe pensado con una cabeza, teniendo unas ideas, teniendo cierta identidad, por lo tanto, nunca es absolutamente objetiva una obra. Sin embargo a veces es más subjetiva que otras. A la hora de escribir yo plasmo determinados valores (ya sea por oposición o por acuerdo) que son los que rigen mi vida. Mi ideología. Me sería imposible escribir sin reflejar mi individualidad, puesto que la razón y el placer que me provoca el acto de escribir es que “el mensaje llegue”. Me gusta escribir para hacer pensar. No me importa que mis lectores acuerden o discrepen, me importa que tomen cierta postura porque el mero acto de tomarla, es el resultado de un pensamiento. Es en ese hito en donde yo hallo la satisfacción. Dado que me han sido otorgados ciertos dones, y ciertos valores, me importa y mucho ponerlos en letras. Esa es mi mayor pasión a la hora de escribir. El hecho de escribir una novela para mi no es una mera redacción. Tampoco es una catarsis. No lo concibo como eso. El ser escritor para mí, requiere de compromiso, requiere de hacer obras de calidad, las cuales requiere no de mucho sino de muchísimo trabajo. Me gusta hacer pensar a cada momento a quien está leyendo, me gusta que aprenda algo nuevo, me gusta darles ciertas “pinceladas” para hacerlos arribar a la historia, no me gusta que “todo esté dado”, me gusta escribir no dando por sentado nada, y no soy muy amiga de los finales felices. Tampoco infelices. Sino de los finales reales, como la vida misma. Mi intención es escribir hasta el día que me muera. No concibo un día de vida sin escribir.


SUGERENCIAS